LA CONFIANZA EN UNO MISMO

Recuerdo que en la primaria solía diferenciar la influencia de lo externo a mi tranquilidad. Y eso era como un aviso, por aquí no es, y me alejaba de todo el bullicio con extraordinaria facilidad. En la adolescencia ya era necesario adaptarse de alguna forma a lo que el entorno marcaba, y yo buscaba mi lugar, para no desaparecer en la multitud, determinando quién soy. Así como empecé demostrarme a mí y a los demás que sí valgo.

Ya tocamos el fondo de la cuestión.

Y para ser más clara aquí os cuento: Nuestra naturaleza consta de 5 sentidos de percepción. Leemos con nuestros sentidos lo que está sucediendo afuera, lo ponemos adentro y nos asociamos con ello, luego sucede lo siguiente: Nos sentimos inseguros y como en un círculo vicioso nos atrapamos en esas situaciones que generan inseguridad y comenzamos a querer demostrar nuestra valía, yendo al otro extremo, tapando con ello nuestra inseguridad.

Podríamos llegar a una solución como que:

1. No necesito demostrar nada ni a mí mismo ni a los demás. Rompe el círculo vicioso.

2. No asocies las experiencias externas o internas contigo. Déjalo ir.

3. Ten una meta o una misión en la vida y donde vayas vete con ella abrazado.

Cualquier cosa que te prive de confianza, úsala como trampolín para tu libre elección. Elije tu meta y actúa.

Si aún no te decidiste por una meta o una misión, apúntate a una sesión gratis y juntos determinaremos qué te motiva y a dónde ir.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: